El 20 de agosto fue un día muy bonito para mí. La tarde de ese lunes asistí a la obra ‘Voces excluídas’ de ‘Theater for Inclusion’ en Navalafuente, el pueblo madrileño donde vivo. Participar en el acto me ayudó a conocer a gente nueva, a sentirme menos solo y más solidario, y – sobre todo – a vivir mejor con mis miedos.

Y es que tengo miedo, mucho miedo.

por Harry Rijnen.

Tengo miedo cuando veo que en Europa van en aumento los insultos y palizas a gente de otro color, de otra orientación sexual o de otras convicciones.

Tengo miedo cuando veo que en Europa va en aumento un concepto de honor retrogrado y también la discriminación por apellido, sexo o creencias.

Parece que las barreras entre la gente de diferentes culturas se hacen cada vez más infranqueables. Parece que compartimos cada vez menos valores, ni los más básicos valores de convivencia civilizada.

Por eso me gustó tanto la obra ‘Voces excluídas’ de Theater for Inclusion. Encontrar las palabras, los gestos, las acciones para romper las barreras y mejorar la convivencia en nuestra vida diaria no es tarea fácil. Y esto es justamente lo que se propone y consigue Theater for Inclusion.

¿Cómo? Pues invitando con un lenguaje verbal y corporal muy expresivo a todos los presentes a participar (¡bravo, París!). Expresando a través de escenas cortas llenas de seriedad y también de humor por qué nos podemos sentir excluídos (¡bravo, actores!). Animándonos a todos, desde los más jovenes a los más mayores, de expresar nuestros miedos e inseguridades y de buscar la vía de vencerlas, tomando un papel en la obra, literalmente.

Desde el miedo sin más, no se puede avanzar en mejorar la convivencia. Sí se puede avanzar, por difícil que sea, desde la solidaridad, la vivencia compartida, el humor y la imaginación. Todo esto lo aportó Theater for Inclusion la tarde del 20 de agosto en Navalafuente. Desde esa tarde, mucha gente en Navalafuente nos conocemos un poco mejor y mucha gente de buena voluntad nos sentimos más solidarios, menos solos y por ello más capaces de pasar del miedo a la acción positiva, por modesta que sea.

¡Gracias, Theater for Inclusion!